Ciudad de México,
30
Octubre
2013
|
00:00
America/Montevideo

Así se trabajará en el 2020, Regus

Ciudad de México, 30 de octubre de 2013.- Regus, el proveedor mundial de espacios de trabajo flexible se dio a la tarea de investigar algunos de los próximos avances tecnológicos que beneficiarán y cambiarán la forma de trabajar en el 2020. Algunos de ellos como proyecciones holográficas, robots y avatares parecen casi de ciencia ficción, pero otros como los espacios de trabajo flexible son prácticas que cada vez más empresas están usando y recibiendo a su vez los beneficios que brindan a la productividad y al equilibrio trabajo-vida de sus colaboradores.

Hace quince años, enviar correos electrónicos usando un teléfono móvil era un concepto futurista. Hoy en día, podemos conectarnos a la oficina desde cualquier lugar utilizando la tecnología “cloud” y salir o entrar a reuniones con solo un clic utilizando Skype o WebEx.

La tecnología en el lugar de trabajo ha evolucionado mucho desde los días de las máquinas de fax y de los teléfonos móviles que pesaban más de 1 kilo. Pero aún quedan más cosas por venir: podemos esperar reuniones holográficas, asistentes robóticos y colegas a los que solo conozcamos en forma de un avatar. He aquí lo que podría esperar encontrarse en el trabajo para el 2020.

Podremos vestir nuestras computadoras y trabajar en la mitad de una montaña

La línea entre portátiles, tablets y teléfonos móviles se distorsiona cada vez más. En el futuro, el dispositivo que traeremos podrá ser como un reloj de pulsera o un collar y se abrirá cuando necesite hacer una llamada o enviar un correo. Además, las baterías se cargarán utilizando energía solar, por lo que no necesitará estar cerca de un tomacorriente. El dispositivo conceptual "Morph" de Nokia[1] ya está explorando estas capacidades.

Ya no hablaremos acerca de "la oficina"

Si la tecnología nos permite trabajar desde cualquier lugar, no hay necesidad de que las personas vayan a las oficinas tradicionales todos los días o que los negocios paguen los altos costos de mantener los costosos acuerdos de propiedad del siglo veinte. Esto ya es una realidad en varias organizaciones. Se están utilizando espacios de trabajo flexibles, tales como la red de centros de negocios Regus, y salas en 100 países para que el personal trabaje desde lugares más prácticos y flexibles. Regus implementa las innovaciones de la comunicación por video, tele presencia y Businessworld para comenzar a implementar el futuro del trabajo.

No necesitamos mirar pantallas para trabajar

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts han desarrollado un prototipo llamado SixthSense[2], una prenda dispositivo que convierte al mundo que lo rodea en una computadora. ¿Quiere escribir un correo electrónico? Proyecte un teclado al aire y comience a escribir. ¿Necesita navegar en internet? Aparece una pantalla, donde puede navegar con pequeños gestos.

Todo lo haremos en zettabytes… Despídase de los gigabytes, porque se predice que para el 2025 habrá 100 zettabytes de datos almacenados a nivel global[3] (son 100 sextillones de bytes). Suficiente para 36 mil millones de años en video HD.

Nuestros compañeros de trabajo serán avatares

En vez de que su cara aparezca en la pantalla de una computadora cuando realice una teleconferencia, un avatar en 3D de usted aparecerá en la pantalla. Microsoft ya está trabajando en una tecnología de tele presencia holográfica[4] que usa cámaras infrarrojas para "crear un holograma de un usuario remoto en 3D para hacer reuniones cara a cara".

Si hay de estas cámaras infrarrojas en cada calle y edificio, podemos explorar libremente ciudades completas como un avatar holográfico, sin salir de la comodidad de nuestros hogares. Podría trabajar y socializar fácilmente en varios países distintos con tan solo tocar un botón, por lo que red profesional y social podría ser realmente global.

Robots llevarán nuestras vidas

Se usarán robots para muchas tareas administrativas. Responderán teléfonos, programarán viajes, pedirán comida, pagarán las cuentas y se encargarán de los libros de contabilidad[5].

Más allá de ello, podría tener una cortadora de césped robótica o un refrigerador qué cocinar con los ingredientes que tiene dentro[6]. Además, su automóvil se conducirá por piloto automático mediante GPS; todo lo que necesitará será ingresar su destino y reclinarse.

¿El efecto cumulativo? Tendremos mucho más tiempo libre y más espacio para crear e innovar.

Seremos más felices y más productivos

El nuevo ethos de trabajar desde cualquier lugar permite a las personas escoger cómo, cuándo y dónde trabajar. Por esto, serán mucho más productivas. British Telecom descubrió que los empleados flexibles (que trabajan donde quieren) son 20% más productivos que sus contrapartes de oficina[7]; también piden menos días libres por enfermedad y se sienten más satisfechos con su trabajo.

Además, una investigación de Regus reveló que el 72% de los negocios dice que las prácticas laborales flexibles aumentan la productividad y que el 63% dice que el personal está más motivado y se siente con más energía.[8] Cuando el trabajo flexible se convierta en norma, podremos disfrutar de sus beneficios, ya sea que estemos o no listos para enviar a nuestros avatar a explorar el mundo.