Aooohohoo,
19
Febrero
2013
|
00:00
America/Montevideo

Las cafeterías no son oficinas, afirma Regus

México D.F., 20 de febrero de 2013. En México la seguridad de las pertenencias, la privacidad de los documentos y la conexión irregular a Internet son los tres mayores inconvenientes que sufren los trabajadores que van a las cafeterías a trabajar, según indica una nueva encuesta mundial realizada por Regus en 26,000 empresas en más de 90 países. Estas cifras difieren de los resultados de una investigación previa de Regus, en los que se señalaba que un 64% de los empresarios a nivel mundial preferían centros de negocio profesionales para proveer un ambiente de trabajo productivo y adecuado para los negocios.

Sin embargo, el nuevo lugar preferido de los gurús de los negocios son las cafeterías como espacio de trabajo. Y, la verdad, suena tentador: servicio WiFi gratuito, un ambiente rebosante de actividad, además de deliciosos cappuccinos disponibles de forma permanente. ¿No obstante, convierte esto a una cafetería en el lugar de trabajo ideal? Regus consultó a empresarios en todo el mundo para encontrar la respuesta. Y la respuesta es un "no" rotundo. Por supuesto, todos concordamos en que es maravilloso poder pasar a una cafetería cuando estamos fuera de la oficina y completar algo de trabajo, enviar algunos correos electrónicos o conversar con un colega. Sin embargo, los encuestados enfatizaron que las cafeterías no pueden ser la norma, puesto que no garantizan ni promueven la productividad, seguridad ni profesionalismo.

En la lista de desventajas de trabajar en una cafetería figuran los clientes ruidosos que afectan la productividad y, por supuesto, la falta de impresoras, escáner y equipos comunes de oficina, lo que entorpece el trabajo. Las cafeterías también figuran en la lista de lugares prohibidos para realizar reuniones con clientes. En México, es más probable que los trabajadores pertenecientes a la generación de posguerra (87%) se preocupen más sobre la privacidad de los documentos y las llamadas telefónicas en una cafetería que los pertenecientes a la generación Y (67%). Sin importar la generación a la que se pertenezca, los fisgones son un problema.

En cuestión costo, un café promedio en las cafeterías de la ciudad de México que brindan servicios de internet y espacios amplios, oscila en los $50.00 pesos. Considerando únicamente dos visitas semanales, en un mes las personas que hacen uso de estos servicios gastan en promedio $400.00 pesos por visitar esporádicamente un lugar de trabajo con ruido ambiental, sin artículos de oficina y con la incomodidad de pasar varias horas en el mismo sitio por el costo de un café. Esta situación comparándola con los servicios que ofrecen Centros de Negocios como Regus, por membresías que van desde los $180.00 pesos mensuales en un ambiente profesional y con el equipo indispensable para trabajar, muestra claramente que las cafeterías están diseñadas para convivir y disfrutar de un café; así como los centros de negocios de trabajo flexible están hechos para laborar y mejorar la productividad

Estadísticas clave

  • De acuerdo a los trabajadores mexicanos las tres mayores desventajas de llevar el trabajo a una cafetería son: Tener que vigilar sus pertenencias constantemente (84%) Privacidad de los documentos y las conversaciones (77%) Conexión a Internet lenta o poco confiable (64%)
  • 63% de los encuestados considera que la falta de acceso a equipos de oficina es un inconveniente y 52% señala que el ruido de las conversaciones en el lugar afecta su productividad.
  • La mitad (50%) opina que las cafeterías no son un lugar adecuado para sostener reuniones con clientes.
  • Es más probable que los trabajadores pertenecientes a la generación de la postguerra (87%) consideren una cafetería como un lugar poco adecuado para sostener una reunión con clientes que los pertenecientes a la generación Y (67%)

Cati Cerda, Directora de Regus México, comentó: “Gurús de negocios señalan que trabajar desde una cafetería se ha vuelto cada vez más popular y, además, todos sabemos que la salida ocasional a buscar un cappuccino acompañado de servicio WiFi es una oportunidad que no se puede dejar de lado. Sin embargo, las últimas encuestas indican que si bien esto funciona sin problemas en visitas breves, en el largo plazo puede afectar gravemente la productividad. Nuestra investigación anterior demostró que a nivel mundial, un 72% de las personas considera que su productividad aumenta gracias a la modalidad de trabajo flexible, sólo si se lleva a cabo en un espacio de trabajo flexible y profesional, opinión respaldada por las respuestas de nuestros encuestados respecto a la baja productividad laboral en las cafeterías. En Regus, recibimos con frecuencia personas que buscan un espacio de trabajo flexible adecuado, luego de haber descubierto que estás alternativas de moda no funcionan, al menos, para ellos. De este modo, este estudio proporciona evidencia sólida a lo que antes era sólo nuestra experiencia casual. Un lugar de trabajo que fomente la productividad no se puede crear en medio de café y pasteles, dado que las cafeterías no son oficinas. ”