Ljubljana,
14
Agosto
2013
|
00:00
America/Montevideo

Los jovenes redefinen el lugar de trabajo

Todos sabemos que la tecnología ha cambiado el espacio de trabajo; sin embargo, hay otra transformación sucediendo, la cual recién comienza a resonar. La generación milenial de trabajadores tiene expectativas y mentalidades tan distintas que influenciará la manera de trabajar de todos. Las compañías deben administrar personas de manera diferente y los trabajadores mayores deberán aprender de sus colegas más jóvenes.

Según recientes investigaciones, los mileniales están muy centrados en hacer lo suyo. Quieren flexibilidad por cuanto a dónde, cuándo y cómo se visten para ir al trabajo y por supuesto, quieren que su trabajo sea social y divertido. En una encuesta realizada a mileniales por MTV, el 81% de ellos cree que se les debiera permitir escoger sus propios horarios. Además, no sienten temor de la antigua estructura corporativa jerárquica: más de tres cuartos (76%) de ellos cree que sus jefes podrían aprender mucho de ellos.[1]

Una generación de acción

El enfoque de la generación Y por hacer lo suyo no debe confundirse con una falta de ambición. Se trata de algo especialmente evidente en América Latina, donde el 71% de los mileniales dice que es muy importante escalar hasta la cima de sus carreras.[2]

Los trabajadores jóvenes de hoy en día tienen una evidente actitud de que las cosas se pueden hacer. Están familiarizados con veintitantos millonarios puntocom y saben que pueden iniciar su propio imperio de negocios con tan solo una computadora portátil y una conexión a Internet. Por lo tanto, trabajan de manera independiente, tienen dos trabajos y reparten su tiempo en un trabajo o contrato regular hasta que puedan salir adelante por sí solos. El 72% de los trabajadores independientes que realizan labores de escritorio quieren abandonar su empleo regular para trabajar solamente para sí mismos.[3]

La flexibilidad es esencial

En un mundo así, los empleadores deben ser más flexibles. Si los jóvenes trabajadores están motivados por el deseo de trabajar en lugares y horarios que se adapten a ellos, los gerentes deberían dejarlos, dándoles la opción de hacerlo en lugares, centros de negocios y salas prácticas, siempre y cuando produzcan los resultados requeridos . El 72% de los negocios a nivel mundial refleja que el trabajo flexible genera una mayor productividad y el 68% dice que ayuda a sus empleados a generar más ganancias,[4] por lo que dar a los mileniales la libertad que desean puede ser un beneficio a fin de cuentas.

En 2011, una investigación de Regus demostró que el 81% de las compañías a nivel mundial estaban ofreciendo un nivel de elección por cuanto a dónde y cuándo trabajar. No obstante, cuatro de diez negocios dijeron que confiaban lo suficiente solo en su personal sénior como para darles la opción de acceder al trabajo flexible.

Si aquellas empresas aún no se han abierto a las prácticas de trabajo flexibles para su personal más joven e inexperto en estos dos años, podrían enfrentar problemas de reclutamiento y retención en el futuro.[5]

Apoyando a los emprendedores del futuro

Otra característica de los mileniales es su interés en emprender. Tienen una mayor tendencia a verlo como algo "completamente bueno" si se les compara con los trabajadores mayores (57% contra un 47%, respectivamente). Sin embargo, a pesar de todo ese espíritu de actuar, el hecho es que el emprendimiento sigue siendo un desafío. Según la Administración de pequeñas empresas, un tercio de los negocios fracasa durante los dos primeros años de funcionamiento. Los emprendedores mileniales necesitarán apoyo, asesoramiento, oportunidades para trabajar en redes, ayuda con los papeleos burocráticos, acceso a finanzas e incluso la oportunidad de seguir sus proyectos bajo el amparo de su empleador actual.

Muchos de los jóvenes que inician hoy en día apuntan a hacer negocios, viviendo en casa de sus padres o trabajando desde un dormitorio universitario (un quinto de los trabajadores independientes aún están en la universidad).[6] Sin embargo, a medida que crecen, podrían necesitar instalaciones comerciales, a menudo un punto difícil para quienes comienzan ya que se requiere capital y los limita a altos gastos fijos.

Las oficinas virtuales y los espacios de trabajo flexibles facilitarán la transición de los mileniales de ser trabajadores independientes o emprendedores de dormitorio a dueños de negocios florecientes. Pueden obtener una buena dirección comercial y la opción de utilizar salas de reunión y espacios de trabajo sin tener que comprometer su capital al comenzar o tener que incurrir en contratos de alquiler fijos. Pueden externalizar gran parte del trabajo de administrar y asignar personal a la oficina, reducir el papeleo y mantener la libertad que les parece tan importante.

Muchos de quienes recién comienzan cruzan las puertas de Regus y es un proceso fascinante verlos crecer y acompañarlos mientras se desarrollan. Será un proceso fascinante poder ver a los mileniales hacer esto, ya sea que estén en Sao Paulo, Santiago o cientos de otras ciudades de nuestra red de 100 países a nivel mundial. Su ambición de trabajar a su manera es admirable y Regus seguirá entregándoles la flexibilidad e innovación necesarias para que puedan hacerlo.

Por Bernardo Fernandini, Director de Regus para Argentina, Paraguay y Uruguay

 

[1] Blog.Viacom,"Visiones de consumo: los trabajadores sin cuello ni corbata de MTV", octubre de 2012.

[2] Telefónica, "Encuesta milenial global", 2013.

[3] ODesk, "Los mileniales y el futuro del trabajo", mayo de 2013.

[4] Regus, "La flexibilidad impulsa la productividad", febrero de 2012.

[5] Regus, "Informe sobre el trabajo flexible", marzo de 2011.

[6] ODesk, "Los mileniales y el futuro del trabajo", mayo de 2013.